Herramientas esenciales en el huerto.

Si nos disponemos a comenzar nuestro proyecto de huerto, necesitaremos las herramientas más esenciales para trabajar la tierra, que repasaremos brevemente a continuación:

Motoazada / Motocultor :

Imprescindible si tenemos mas de 20 metros cuadrados de huerto si no queremos acabar exhaustos y agotados trabajando la tierra a mano. Estas máquinas realizan la función de labranza del terreno, rompiendo los bloques y tormos de tierra, aireándola y haciendo que quede esponjosa, perfecta para ser trabajada a mano después.

Algunas nos darán la posibilidad de incorporar aperos, como si de un tractor se tratara, para realizar diferentes labores en el huerto, como puede ser la de hacer surcos, ahorrándonos también el trabajo de hacerlos a golpe de riñón con la azada, con lo cual ahorraremos tiempo y esfuerzo, y podremos considerar trabajar más metros cuadrados en nuestra huerta.

Hay que distinguir entre motoazada y motocultor. La primera normalmente lleva una sola rueda delantera sin tracción para ayudar a trasportarla cuando no está en funcionamiento, pero cuando se está usando, sólo las cuchillas estarán en contacto con la tierra. Sin embargo, el motocultor llevará 2 ruedas fijas con tracción, situadas en la parte delantera, que ayudan a avanzar, mientras las cuchillas de la tolva trasera labran la tierra.

Las hay de gasolina y eléctricas, aunque estas ultimas son menos potentes y su uso sólo es viable sí disponemos de un generador o una toma de corriente (algo poco frecuante en la mayoria de huertos), teniendo además el inconveniente de tener que utilizar una alargadera, algo que nos puede molestar bastante.

Azada:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos servirá para labrar la tierra (aunque esto puede resultar agotador si la superficie es extensa y no tenemos una mula mecánica, motoazada o motocultor), así como para eliminar algunas malas hierbas de raíz.

La emplearemos sobre todo para hacer los caballones o surcos que necesitaremos para plantar nuestras verduras y hortalizas, también para aporcar (añadir tierra alrededor de las hortalizas ya plantadas para que crezcan mejor).

Las hay de diferentes tamaños, siendo las más grandes y pesadas ideales para hacer caballones, grandes y anchos, como pueden ser los de las patatas, y las más pequeñas para limpiar de malas hierbas los caballones ya plantados.

Azada de mano:

Similar a la azada, pero de dimensiones reducidas, ideadas para ser utilizadas a una mano para las tareas de transplantar nuestros planteros del semillero a su lugar definitivo, limpiar las malas hierbas o aporcar con cuidado.

Almocafre:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta herramienta, que cada vez cae más en el olvido, es similar a la azada de mano, pero por su curvatura y dimensiones es mucho más sencilla de utilizar a la hora de sembrar nuestros planteros.

Con un golpe de muñeca, se clava en donde deseamos colocar el plantón, a continuación, tiramos un poco hacia nosotros, con lo que conseguiremos que se cree una cavidad lo suficientemente grande para colocar las raíces, solo tendremos que sacar el almocafre con cuidado y la tierra caerá rellenando el hueco y quedando nuestra hortaliza perfectamente plantada.

Al tener forma de corazón y acabar en punta, servirá muy bien para el propósito de quitar esas malas hierbas que están en sitios delicados, ya que tendremos mucha más precisión que con una azada grande o incluso una azada de mano.

Pala de 4 dientes:


Esta herramienta similar a una horca para el heno, pero más robusta, la utilizaremos para remover la tierra en la medida de lo posible y para la extracción más sencilla de las hortalizas de raíz, como pueden ser patatas, ajos, zanahorias, cebollas y puerros (aunque en algunos casos sea posible su recogida a mano, esta herramienta nos ahorrará tiempo y esfuerzo)

Rastrillo:

Una herramienta multiusos que utilizaremos a menudo. Nos servirá para eliminar hojas y brozas de la superficie del terreno. Dejar nuestra tierra en mejor estado quitando las piedras de la capa superficial e incluso para hacer pequeños caballones.

También, cuando necesitemos un caballón más ancho y plano, dándole la vuelta al rastrillo y usando la parte que no tiene dientes, podremos aplanarlos consiguiendo una mayor superficie aprovechable, para cultivos como pueden ser las rabanetas, espinacas, zanahorias u otros en los que sembraremos a mano una buena superficie y posteriormente tendremos que ir escardando.

Regaderas:

Aunque realicemos nuestro riego por manta o goteo, seguiremos necesitando de este indispensable del huerto, bien para regar nuestros planteros con cuidado, como para regar localizadamente donde los hayamos trasplantado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.