China usará hornos para producir lluvia en el Tíbet.

China, con más de 1.300 millones de habitantes, necesita más agua, es por eso que contempla la posibilidad de un proyecto a gran escala, que ocuparía el equivalente a tres veces la superficie de España y aportaría 10.000 millones de metros cúbicos al año. El inconveniente es que se necesitarán decenas de miles de hornos para hacerlo.

La intervención ya ha comenzado en la meseta del Tíbet, al suroeste de China y tendría como fin abastecer de agua a las Regiones Autónomas de Sinkiang y Qinghai, situadas al norte del macizo tibetano.

El fundamento aplicado para esta iniciativa ya ha sido utilizado a menor escala, mediante la dispersión con aviones de un compuesto químico, el yoduro de plata, que al entrar en contacto con la humedad del aire, crea cristales de hielo que posteriormente se precipitan en forma de nieve o lluvia. De esta manera es posible “sembrar nubes” o evitar el granizo en tormentas ya formadas.

Un periódico chino, el South China Morning Post , con editorial en Hong Kong, revela que una compañía de defensa militar, cuya propietaria es el estado Chino, ya ha instalado 500 hornos dispersos por las crestas del Himalaya en la ruta por la que normalmente pasa el monzón. En estos hornos se quemarían combustibles fósiles y material sólido para producir las partículas de yoduro de plata que ascenderían y “secuestrarían” la humedad del aire para producir lluvias en la región.

horno altitud tibet yoduro de plata

Esto podría provocar falta de lluvias y hasta sequías en las regiones vecinas a los que por derecho y naturaleza les correspondería que llegaran los últimos retazos del monzón.

En mi opinión, no creo que la mejor manera de gestionar los recursos hídricos sea mediante un proyecto que exige la implantación de decenas de miles de hornos, que estarían utilizando combustibles fósiles continuamente, liberando un compuesto químico y gases de efecto invernadero a la atmósfera y quedándose las lluvias que les corresponderían a otras regiones. Además de producir deshielos en el Tibet por las abundantes lluvias que implicarían posibles inundaciones, una reducción de los glaciares de la zona y una aportación extra del líquido elemento que contribuiría a la subida del nivel del mar.

El gobierno chino debería pensarlo dos veces antes de dar luz verde a la totalidad del proyecto, ya que hay expertos que afirman que no sería sostenible a largo plazo y que además podría tener repercusiones climáticas imprevistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.